magazzù-mx-12-
DCIM100MEDIADJI_0098.JPG
/

Magazzù MX 12 Gran Sport : 100 millas a bordo de un sueño

La prueba del Magazzù MX 12 Gran Sport

magazzu-mx-12-gs-popaHay astilleros que consiguen crear líneas inconfundibles con unos pocos trazos. Son esos barcos que, incluso desde la distancia, se reconocen a primera vista. Este es sin duda el caso de Cantieri Magazzù, que lleva más de sesenta años produciendo embarcaciones de extraordinaria belleza.

Un ejemplo indiscutible de ello es el Magazzù MX 12 Gran Sport que, con unas pocas y hábiles líneas, ofrece una visión global a la vez clásica y moderna. La popa del barco es un derroche de planos que, adornados con contornos redondeados, conducen a la zona para tomar el sol a partir de la hermosa playa, magistralmente colocada a ras de la línea de flotación. Esta zona, adornada simétricamente por dos escaleras retráctiles e iluminada por dos luces LED, demuestra una vez más que la atención a los detalles no es un extra opcional en Magazzù.

El T-Top de carbono y las barandillas de acero inoxidable se integran armoniosamente en la estructura del gran Maxi Rib y ofrecen la oportunidad de albergar otros puntos de luz que, con gran acierto, completan el sistema de iluminación global del barco, que en las horas nocturnas es capaz de enmarcar y realzar aún más la belleza de esta embarcación, llevándola a niveles «estelares«.

magazzu-mx-12-gran-sport-t-topSin embargo, pocos saben que Cantieri Magazzù es un verdadero semillero de ideas, que cuenta con una larga tradición de innovación en el estudio y la creación de cascos de alto rendimiento, que ha dado lugar a una larga serie de patentes que, incluso hoy en día, permiten a este astillero destacar en el panorama náutico moderno.

Así que comprenderá las ganas que teníamos de probar uno de estos barcos que, además de su innegable encanto, queríamos poner a prueba en la navegación.

Y la oportunidad no se hizo esperar cuando, al acercarse la temporada de salones náuticos, el astillero debió trasladar un Magazzu MX 12 Gran Sport desde el puerto de Génova hasta el Cannes Yachting Festival. Esta ocasión se hizo aún más interesante por la ausencia fortuita (para nosotros) del patrón, ausencia que nos permitió gestionar el traslado de forma independiente, empezando por la botadura del barco, tras su llegada en barco a Génova.

Lo que sigue es un relato de lo sucedido.

Las 100 millas a bordo del MX 12 Gran Sport

magazzu-mx-12-gran-sport-varo-Acaba de amanecer cuando llegamos al puerto de Génova y entramos, no sin cierta dificultad, en el complejo mundo mercantil del puerto industrial que, encrucijada de una infinidad de mercancías, está ya repleto de vida.

Llegamos a bordo del barco y vemos la nave que alberga el MX 12 Grand Sport que, con los tubos desinflados y cubierto por una sábana protectora, está allí esperándonos.

Es una gran oportunidad para estudiar el casco. De hecho, no es frecuente ver un casco de doble redan que, utilizado originalmente para los patines de los hidroaviones, sirve para reducir la superficie mojada y desarrollar así más velocidad gracias a la menor fricción en el agua.

El casco del Magazzù MX 12 Gran Sport está construido con kevlar, carbono y resinas epoxi, por lo que combina las ventajas del redan con una fantástica rigidez. Por supuesto, se trata de una construcción más compleja y cara que las tradicionales, pero quien compra un objeto de lujo como éste espera lo mejor, también en términos de características estructurales.

El ejemplar que vamos a probar está equipado con un par de motores intraborda Volvo D4 de 300 caballos cada uno. Los 600 caballos totales instalados aquí son la potencia mínima sugerida para esta embarcación auxiliar que se ofrece con muchos motores diferentes, hasta un máximo de 1.000 caballos con los que la embarcación alcanza los 60 nudos de velocidad.

Nos hacen esperar a la lancha pero, después de una buena hora, nuestro Maxi Rib toca el agua y saltamos a bordo. Los tubulares están completamente desinflados pero el barco, simplemente apoyado en el casco, ya es muy estable.

Conecto los aislantes de la batería, arranco los motores y busco el inflador. Lo encuentro inmediatamente, perfectamente instalado en uno de los armarios de la cabina, ya cableado, por lo tanto sin los molestos cables eléctricos voladores para conectar a las baterías. La manguera corrugada es muy larga y llega sin problemas a las 6 válvulas de inflado que controlan las respectivas secciones de los tubulares. Conecto y, en menos de 15 minutos, el barco está perfectamente inflado, realmente muy cómodo y rápido.

Rotta-Genova-CannesSuelto las ataduras y maniobro para salir, me encantan los diésel intraborda, la simplicidad de maniobra es notable y es fácil de maniobrar en aguas restringidas, incluso si sólo se utilizan los aceleradores.

Salimos del puerto y planificamos la ruta hacia Cannes, nos quedan más de 100 millas por recorrer, el nivel medio de combustible es de aproximadamente el 65% y, por seguridad, tenemos que parar a repostar. La ruta prevé acercarse a la costa cerca de Andora, a unas cincuenta millas de la salida, por lo que estaremos atentos al consumo y repostaremos allí.

Acelero lentamente y, a unos doce nudos, el Magazzù MX 12 entra suavemente en el plan mientras, al mismo tiempo, me doy cuenta de que este casco es realmente especial. El doble redan sostiene inmediatamente la embarcación, determinando el trimado y dando al movimiento global un notable confort de navegación.

Pongo rumbo y me dirijo a unos 18/20 nudos, a esta velocidad la suavidad es máxima, el Maxi Rib baja un poco más la proa y parece navegar sobre un colchón de aire. Un vistazo al indicador de combustible me muestra que nos movemos a 23/24 nudos y que sólo consumimos 40 litros por hora, es decir, 1,7 litros por milla. 

-gran-sport-provaPero ya es hora de probar a fondo este casco que tanto me intriga. Hago que mi compañero de viaje se siente con seguridad y empiezo a meterme con un par de curvas muy cerradas. El MX 12 reacciona como un libro de texto, se inclina, se pone en la trayectoria y ya no se sale del radio de giro, ni siquiera cuando acelero con decisión.

Las únicas reacciones que obtengo son un aumento de la inclinación del barco y, al mismo tiempo, una mueca de satisfacción en la cara de Giovanna que, con decenas de miles de millas en su haber y numerosas travesías del Atlántico, no se siente ciertamente intimidada por la «curva con los tubulares en el agua» a la que estamos obligando a este Maxi Rib.

Volvemos al rumbo y probamos varias velocidades de crucero, decidiendo finalmente una velocidad de unos 30/32 nudos. A esta velocidad la sensación de seguridad es total, parece que va a diez nudos menos. La protección contra el viento que ofrece la consola (y su parabrisas) es notable, y sólo cuando se pasa a los asientos traseros uno se da cuenta de que estamos navegando a gran velocidad.

El consumo confirma, mejor que nada, la bondad de las líneas de agua que nos permiten movernos a sesenta litros por hora, unos dos litros por milla. Un rendimiento excepcional para cualquier embarcación, no sólo para una deportiva como ésta.

El mar está casi en calma/baja, condiciones ideales para comprobar la velocidad máxima. Acelero, ajusto los trimmers y el GPS indica 45,1 nudos que, teniendo en cuenta que estamos a bordo de un barco con la potencia mínima, confirma la vocación deportiva de esta embarcación.

gran-sport-navigazione-2Las millas corren rápido a esta velocidad y los dos Volvo D4 no muestran signos de fatiga, las temperaturas se mantienen estables y el consumo no varía, así que, en un mar muy tranquilo, entramos en el puerto de Andora para repostar.

Entrar en un puerto con el Magazzù MX 12 Gran Sport es muy especial, es como llegar a una plaza con un Ferrari, no hay manera de pasar desapercibido. Los ojos de todo el mundo se ven inevitablemente atraídos por las particulares y refinadas líneas de este barco, que consigue despertar la admiración a primera vista.

Llega nuestro turno en la gasolinera, paramos y llenamos algo menos de 200 litros de gasóleo, lo que hace que ambos depósitos estén al 98% y confirma empíricamente el consumo medio hasta el momento.

Volvemos a salir y, antes de partir de nuevo, realizamos pruebas de aceleración, el depósito de agua está al 70% y los depósitos de gasóleo acaban de ser rellenados, completamente cargado y en orden de marcha nuestro Maxi Rib pesa 5 toneladas.

¡La aceleración es embriagadora, los dos diésel empujan como locos, en sólo 10 segundos alcanzamos los 30 nudos y a los 16 pasamos de los 40! Sólo puedo imaginar lo que sería ceder los aceleradores con un 50% más de potencia permitida por la máxima motorización, seguramente una experiencia inolvidable.

Recuperamos el rumbo y estabilizamos la velocidad en torno a los 33/34 nudos, a unas 2900 rpm, el mar está muy tranquilo y navegar así es un espectáculo. A medida que nos acercamos a Cannes, el tráfico de yates que se dirigen al salón se intensifica mucho, prácticamente todos viajan en rutas paralelas hacia el mismo destino.

-gran-sport-yachtY así, inevitablemente, llegan las primeras olas laterales. Es un partido que no nos podemos perder.  Reducimos la velocidad a 27/28 nudos y empezamos a cruzar las estelas de los barcos, el Magazzù MX 12 Gran Sport apenas lo nota, corta las pequeñas olas sin frenar y sin sacudidas.

Entonces vemos un superyate que va a 16/18 nudos en dirección a Cannes, debe tener casi 40 metros de eslora y su paso levanta una ola muy alta y empinada. Me meto en su estela para intentar ser el primero en saltar el lado «fácil» de la montaña de agua, el que se enfrenta de dentro a fuera.

Me acerco a la ola, dándome cuenta de sus dimensiones reales sólo en el último segundo, lo que aparece ante mis ojos es un «paracaídas» de un metro y medio de altura que estoy a punto de cruzar a 25 nudos, siento que mis manos aprietan el timón para prepararse para el impacto, pero éste nunca llega.

El Magazzù entra en la ola y se levanta sin sobresaltos, saltamos, y bastante, pero aterrizamos sin golpes ni empujones. El casco del MX 12 vuelve al agua con extrema suavidad y facilidad. Acelero y pasamos rápidamente por delante del superyate, me giro para preguntar a Giovanna si se lo ha pasado bien y, como respuesta, obtengo una expresión que parece decirme inequívocamente: «¿Eso es todo?».

magazzu-mx-12-gran-sport-prova-2Sonrío y doy la vuelta al gran yate, entramos en la estela del lado empinado de la ola y saltamos de nuevo, pero el barco sigue sin inmutarse. Tomamos tierra, giramos y aceleramos hasta los 30 nudos, de nuevo dentro de la estela del superyate y, a no más de 20 metros de su popa nos enfrentamos, sin desacelerar, a la enorme ola de la estela. El Magazzù MX 12 salta y esta vez llegamos muy alto, luego volvemos a aterrizar y claro, el impacto con el agua esta vez lo sentimos, pero fue suave y progresivo, el nivel de confort y seguridad que ofrece este barco es definitivamente alto.

Frenando nuestros instintos, retomamos el rumbo, no estamos lejos de la llegada. Giovanna y yo nos hemos alternado en el timón varias veces durante estas cien millas, por puro placer, no por necesidad. Conducir este Maxi Rib no cansa, es relajante y el tiempo pasa rápidamente sin que te des cuenta.

A una milla del puerto, comienza la aglomeración de yates que esperan ser amarrados en los muelles del Festival Náutico de Cannes. Nos deslizamos lentamente entre ellos y entramos en los acogedores brazos del Vieux Port mientras, una vez más, observamos el espectáculo que la belleza de este barco consigue recrear mientras navega.

Los rostros se giran, los brazos se levantan para indicar nuestra dirección, incluso los operarios del sector no dejan de verse afectados por el encanto que ejerce nuestro Magazzù que, con librea blanca, llega elegantemente a su atraque y se detiene.

Nos giramos para echar un último vistazo antes de alejarnos y lo vemos ahí, precioso, listo para el público que, a partir de mañana, llenará los muelles de este fantástico salón náutico. Un público que, no es difícil de predecir, se verá inevitablemente atraído por su refinada belleza.

Condiciones de la prueba: mar poco agitado/casi tranquilo, sin viento, dos personas a bordo. Depósito de agua al 70% – Diesel al 95%.

Cantieri Magazzù
via Parrini, 17 – Palermo

Tel. 091.22.37.15

This article is also available in: English Italiano Русский