//

Umberto Felci y la evolución del crucero Bluewater

7 mins read

Siempre ha habido un aire de misterio en torno a la definición de un crucero de agua azul. Por un lado, siempre ha sido difícil precisar las características que debe tener un barco para poder ostentar este título, y por otro, los astilleros han abusado de la definición como sinónimo de marinería y calidad de construcción.

Por supuesto, Collins acude en nuestra ayuda con su definición del término: «diseñado para operar y navegar en mar abierto; ‘ocean going'», es decir, diseñado para operar y navegar en mar abierto. Desgraciadamente, incluso en este sentido, sigue habiendo cierta confusión, ya que algunas personas pueden pensar hoy en día que todas las embarcaciones modernas, homologadas en la categoría CE A, podrían pertenecer a este grupo, pero, ojo, no hay nada más equivocado que hacer esta asociación de ideas.

bluewater cruiser

Hace unas décadas, los cruceros bluewater se construían casi siempre con un desplazamiento pesado, a menudo de acero o aluminio, con frecuencia aparejados con ketch y, como consecuencia obvia, tampoco eran barcos de vela muy rápidos, especialmente para los estándares modernos.

Luego, el progreso se impuso también en este segmento del mercado y se empezó a pensar que una embarcación rápida también puede sortear las bajas presiones y que la velocidad en sí misma es un parámetro importante porque reduce el tiempo que el barco pasa en el mar.

La facilidad de manejo también ha influido mucho en la metamorfosis de los modernos cruceros bluewater, pues ya no es necesario llevar una gran tripulación y, sobre todo cuando las condiciones se ponen difíciles, un barco fácil de manejar siempre es más seguro que uno «complejo».

Para desentrañar esta maraña de conceptos, y también para obtener una opinión autorizada por nuestra parte, hemos preguntado a Umberto Felci, uno de los diseñadores y proyectistas navales más prolíficos y famosos de los últimos años que, incluso tras el éxito planetario del último Ice 70, es un referente en lo que a cruceros de agua azul se refiere.

Umberto, ¿cuáles son las características que debe tener un crucero moderno de agua azul?

Por supuesto, la seguridad es lo primero, pero hoy en día es más importante el rendimiento global de la embarcación, es decir, su estabilidad y equilibrio, su paso por encima de las olas y, aún más, la posibilidad de tener un control total de la embarcación de forma sencilla y en cualquier situación.

La velocidad, como bien has dicho, es otro factor importante para este tipo de barco, que desde luego no es para competir, pero debe ser capaz de navegar rápido, tanto con vientos ligeros como fuertes.

Un crucero bluewater moderno es capaz de alcanzar unos promedios de kilometraje diarios respetables, lo que consigue de forma muy sencilla, sin necesidad de tener una tripulación en régimen de competición. Los polares de nuestros diseños se respetan con absoluta precisión, normalmente con el primer decimal, lo que es muy importante, tanto para la planificación de los tiempos de paso como para la satisfacción del propietario. Es un estándar al que nos ha acostumbrado nuestra forma de diseñar.

Sin embargo, lo que se ha convertido en un estándar en la construcción de los modernos cruceros bluewater, independientemente del tamaño de la embarcación, es la posibilidad concreta de personalizarlos por completo, adaptando el diseño general a las propias necesidades personales y, sobre todo, a los objetivos de navegación. La llegada de las derivas retráctiles, por ejemplo, permite navegar con ángulos de escora contenidos, pero también poder fondear en aguas relativamente poco profundas una vez que se ha llegado al destino.

bluewater cruiser-3

Los cruceros Bluewater no navegan todo el tiempo, así que, ¿cómo se trata el interior de estos barcos, donde el tiempo que se pasa a bordo es ciertamente más largo que el de un crucero «normal»?

Aquí entran en juego factores distintos a los puramente técnicos o los requisitos funcionales imperantes, como en la arquitectura naval o el diseño de superestructuras. Aquí entra en juego el gusto, la relación con el cliente, el hecho de que todo el mundo quiere ser el codiseñador de su propio espacio vital, y con razón.

En el caso del Thalassa, por supuesto, el tema era fuerte, sugerido por el cliente que, debido a su bagaje cultural, quería un interior muy clásico en línea con las características estilísticas de los grandes yates de lujo. Así que pasamos mucho tiempo buscando un estilo clásico al que intentamos dar un toque contemporáneo, de buen gusto, elegante y funcional.

La realidad virtual, una herramienta que utilizamos cada vez con más frecuencia, nos permitió implicar intensamente al cliente y aprovechar al máximo los espacios, permitiéndonos proponer una distribución para este 70 pies con volúmenes elegantes que suele verse en barcos mucho más grandes.

This article is also available in: English Italiano Русский