/

Azores, las islas primordiales del Atlántico

Todo el mundo las conoce por el anticiclón, pero poca gente sabe dónde están. Se trata de las Azores, nueve islas de origen volcánico perdidas en medio del Atlántico Norte, a unas 930 millas de Lisboa.

destinations-Azores-Lagoa-do-Fogo
Lagoa do Fogo

Si quiere llegar a las Azores en barco directamente desde Portugal, país al que pertenece el archipiélago, tiene que ser un armador experimentado y estar acostumbrado a las grandes travesías.

Si, por el contrario, no le apetece enfrentarse a las desafiantes aguas del océano, sino que prefiere navegar entre las Azores sólo después de aterrizar en el aeropuerto de Sao Miguel, la isla más grande donde se realizan la mayoría de las escalas aéreas internacionales, aquí tiene un itinerario que le permitirá descubrir por mar uno de los archipiélagos más fascinantes del mundo.

Un verdadero paraíso natural, un destino con un clima suave durante todo el año, con una alta presión térmica constante. Después de todo, ¿quién no ha oído hablar del anticiclón de las Azores? Pero, ¿cuántas personas saben señalarlas en un mapa?

Nueve manchas verdes en el océano azul

Zarpamos del puerto de Ponta Delgada, capital de la isla de Sao Miguel, apodada por los nativos la «isla verde» por sus grandes extensiones de hierba, sus frondosos campos y sus bosques tropicales que dan una sensación de paz y libertad.

destinations-sao-miguel-ponta-delgada

En este paisaje primordial que caracteriza el interior (no hay que perderse el famoso lago volcánico Lagoa do Fogo), se encuentra la ciudad costera de Ponta Delgada, el corazón palpitante de las Azores desde el punto de vista económico, político y cultural.

Ciudad cosmopolita y turísticamente muy animada, ofrece un espléndido paseo marítimo, ideal para un relajante paseo antes de dejar los amarres y dirigirse al sur, hacia la isla de Santa María, a unas 60 millas.

Conocida como la “yellow island” o la «isla del sol», Santa María es sin duda una de las islas más llamativas del archipiélago portugués, gracias a sus playas comerciales y a sus encantadoras bahías donde se puede fondear tranquilamente.

Una paleta de colores flotante en la que el blanco de las casas, el verde de la vegetación, la arena dorada y el basalto de las piedras volcánicas crean un verdadero espectáculo de la naturaleza.

En dirección al norte y siguiendo el lado occidental de Sao Miguel durante un total de unas 186 millas, llegamos a la isla Terceira.

Llamada así por ser la tercera isla descubierta en orden cronológico, Terceira representa una mezcla de naturaleza virgen y arquitectura urbana de gran originalidad artística. No es casualidad que el centro histórico de la ciudad de Angra do Heroísmo, la capital de la isla, sea Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Flores Island
Flores Island

Los que lleguen por mar pueden atracar en la bahía de Praia da Vitória, muy amplia pero protegida del viento, un punto de partida privilegiado para las excursiones en velero o lancha. En alta mar, si tiene suerte, podrá ver delfines y ballenas retozando libremente en el Atlántico.

Desde la isla de Terceira, en poco más de una hora de navegación, llegamos a la isla de Sao Jorge, que desde arriba parece un dragón tumbado en el mar. Aquí las vastas praderas verdes desembocan directamente en el océano, sólo interrumpidas por acantilados de lava consolidados durante milenios.

Frente a Terceira se levanta Pico, la segunda isla más grande del archipiélago y la más volcánica (por eso se la llama «isla gris»), en cuyo centro se alza la Montanha do Pico que, con sus 2.350 metros, es la montaña más alta no sólo de las Azores sino de todo Portugal.

Cerca de la ciudad costera de Madalena hay numerosos lugares de buceo. Para visitar absolutamente la Cueva das Torres, toda en lava.

Itinerarios en barco: Azores, un viaje en la naturaleza más remota

A menos de 6 kilómetros se encuentra Faial, donde reinan las hayas y las hortensias. Es la más poblada de las islas Azores. La ciudad de referencia es Horta, con un puerto deportivo bien equipado y protegido de las corrientes.

Destinations-Azores-Horta

La principal atracción natural es el volcán de Capelinhos, uno de los pocos volcanes aún activos de las Azores, cuya última erupción fue en 1957.

Al norte se encuentran las otras tres islas del archipiélago. En esta zona las corrientes atlánticas se hacen más fuertes, por lo que nuestra invitación es a emprender el viaje sólo en condiciones meteorológicas favorables.

Azores Graciosa IslandLa isla de la Graciosa es completamente llana y, entre las frondosas praderas, surgen aquí y allá molinos de piedra con tejados rojos.

Rica en fuentes termales, Graciosa guarda celosamente la Furna do Enxofre, un túnel que conduce a una gran cueva con un lago subterráneo de agua sulfurosa. En esta pintoresca isla, el pueblo más peculiar es Santa Cruz, donde se pueden degustar excelentes platos de pescado y frutas exóticas.

La isla de Flores es muy pequeña y se puede circunnavegar en un par de horas. Puede partir del Arco de Santa Cruz das Flores, pasando por la Gruta dos Enxaréus y la Gruta do Galo, y explorar cuevas y calas que sólo son visibles por mar.

En el corazón de la isla, sin embargo, abundan las cascadas de Ribeira do Ferreiro, que hay que contemplar con la nariz hacia el cielo. Flores es conocida como «una pequeña Irlanda» por su exuberante color verde.

Volcan-Capelinhos

Finalmente desembarcamos en la isla de Corvo. Diminuta y poco habitada, los aficionados al senderismo sólo la conocen desde 2007, cuando la isla fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Desde el monte Morra da Homens hay una vista espectacular del lago volcánico que llena el cráter. El único pueblo de la isla es Vila do Corvo, que se encuentra cerca del puerto desde el que parten las conexiones en ferry a Flores.

Entre los itinerarios en barco, el archipiélago de las Azores representa un destino de nicho. Por eso lo recomendamos encarecidamente: volverás con la naturaleza en los ojos y el océano en el corazón.

This article is also available in: English Italiano Русский