EXPV yacht explorer
///

EXPV, el nuevo explorer de Harrison Eidsgaard es radical

7 mins read

Desarrollado para clientes que desean explorar el mundo y disfrutar de su intimidad por el camino, entreteniendo a los invitados en el más lujoso confort, el EXPV, un yate explorer de 87 metros construido por Harrison Eidsgaard en colaboración con Feadship adopta un enfoque completamente nuevo y poco convencional.

EXPV Yacht explorerSe trata de un cambio de rumbo respecto a los estilos clásicos de yates explorer, con el alojamiento del propietario y el de los invitados completamente separados, de ahí la característica superestructura «dividida» con el espacio privado del propietario en la sección de proa y la zona de invitados en la de popa.

«Todo el concepto se basa en la premisa de que los propietarios tienen una zona de estar dedicada a ellos, mientras que la casa de invitados para amigos y visitantes permanece separada», dice Peder Eidsgaard, cofundador de Harrison Eidsgaard. «La idea es que los propietarios puedan pasar semanas a bordo con total privacidad, pero también interactuar con sus invitados en el Ocean Lounge, en el centro del barco».

EXPV: un corazón de cristal para un alma luminosa

Otra espléndida innovación es el llamado Glass Bridge, un largo telescopio de cristal que permite a quien esté junto al asta de la bandera en la popa del yate mirar hasta la proa, sustituyendo la clásica «compacidad» de este tipo de embarcaciones por una ligereza visual proporcionada por los grandes ventanales y la luz que invade las estancias.

EXPV Yacht explorer«Hemos trabajado con Harrison Eidsgaard en varios proyectos y cada vez hay desafíos», dice Jan-Bart Verkuyl, director de Feadship y CEO del astillero Royal Van Lent. El Puente de Cristal era uno de esos retos y trabajamos estrechamente con los ingenieros de De Voogt para ver cómo podíamos hacerlo funcionar. Suspendido en el aire, es una idea completamente nueva y una verdadera proeza de ingeniería».

Hablando de la proa, por encima de la sala de observación, el EXPV también cuenta con un helipuerto con acceso directo al camarote del propietario para que éste pueda moverse libremente, mientras que en la popa hay espacio para dos embarcaciones auxiliares de 13,5 metros.

«A los clientes les gusta utilizar su helicóptero casi como una embarcación auxiliar para ir y volver del yate en las excursiones de un día», dice Verkuyl. «Esto amplía en gran medida la zona que pueden visitar y, como resultado, la embarcación se utiliza con frecuencia, pero como el helipuerto está situado en la cubierta de proa, la perturbación es mínima para las actividades de los huéspedes en la popa».

Espacios separados pero conectados

En una solución completamente nueva en un yate explorador, en el EXPV hay seis suites para huéspedes dispuestas alrededor de la popa en dos niveles de cubierta y todas ellas con camas orientadas al mar con terrazas privadas, un estilo que recuerda mucho a los cruceros: además, los camarotes también pueden combinarse en suites VIP muy espaciosas en función del número de huéspedes a bordo.

EXPV Yacht explorerLa Master Suite para el propietario, por su parte, está situada detrás del puente de mando, a toda manga en la cubierta inferior y encima de un salón de observación privado con grandes ventanales y una terraza privada hacia la proa. Lo último para un yate explorador.

Las dos zonas están interconectadas por un gran Ocean Lounge que es, de hecho, el único lugar donde el propietario y sus invitados pueden reunirse, según un concepto estudiado hasta el más mínimo detalle para conferir la máxima privacidad.

«Se trata de un yate diseñado para propietarios experimentados a los que les gusta pasar largos periodos a bordo con invitados que pueden unirse a ellos durante una semana, un mes o incluso más tiempo, por lo que la privacidad era una condición esencial», dice Eidsgaard, «la idea es permitir a los propietarios del explorador pasar incluso semanas enteras a bordo, eligiendo interactuar con sus invitados en el salón del centro barco.

Volver a empezar

«Cuando empezamos este proyecto», explica Peder Eidsgaard, «cogimos todo lo que había a bordo de los superyates y lo lanzamos metafóricamente al aire en pedazos. Cuando estas piezas volvieron a caer sobre la mesa del proyecto, acabaron donde no se esperaba que estuvieran, pero donde en realidad podrían tener más sentido. Además del perfil de la proa invertida, el uso audaz del cristal y las curvas dinámicas, los dos puestos de mando son únicos como ningún otro superyate.

Además del puente de cristal, este revolucionario diseño planteó otros retos de ingeniería al equipo técnico de Feadship. El Ocean Lounge, situado en el centro del barco, obligó a replantear por completo la posición de la sala de máquinas, diseñada en un solo nivel para la propulsión diésel-eléctrica, pero también preparada para integrarse con combustibles renovables y, sobre todo, silenciosa.

EXPV Yacht explorerEl EXPV representa quizás la evolución definitiva en el mundo de los yates de exploración, una exaltación de la belleza y la luminosidad incorporada en un yate diseñado para permitir una vida continua en el mar durante semanas o meses, pero con la máxima privacidad y comodidad para el propietario y los invitados que de vez en cuando se unen a él a bordo.

Un concepto innovador que puede describirse en sólo dos palabras, como le gusta recordar a Harrison Eidsgaard: «Radical pero lógico».

This article is also available in: English Italiano Русский