Compra un barco, el virus no sabe nadar
/

Compra un barco, el virus no sabe nadar

Comprar un barco el virus no puede nadar

Nada volverá a ser lo mismo. Eso es seguro, cada uno de nosotros lo sabe.

compra una barca il corona virus non sa nuotare

Dentro de unas semanas se aflojarán las restricciones y todos empezaremos a experimentar una nueva forma de trabajar, de moverse, de relacionarse con los demás.

Una nueva forma de vivir, pues, que contemplará también la necesidad, aún más vital hoy, de ir de vacaciones y llenarnos los ojos de espacios abiertos y de libertad.

Pero, ¿cómo podemos hacerlo sin arriesgar nuestra salud y la de nuestros seres queridos?

Desde luego, no acudiendo a lugares concurridos, donde los espacios vitales son mínimos y el contacto es inevitable. Los viajes en sí tienen factores de riesgo muy elevados.

Rondinara

En esta nueva forma de vivir, el barco representará sin duda la mejor y más segura forma de pasar nuestras vacaciones y fines de semana. Para seguir disfrutando de esos momentos de alegría que, indispensables, nos recargan las pilas como nada en el mundo.

El barco es un «ecosistema autosuficiente», perfecto, con algunas precauciones, para evitar el riesgo de contagio.

Y acabemos con el mito de que hay que ser rico para tener un barco, hay barcos para todos los gustos y todos los presupuestos. Hay barcos para todos los gustos y presupuestos: nuevos, usados y alquilados, de cualquier tamaño.

Por supuesto, en algunos casos hay que saber adaptarse pero, por favor, no preferirás pasar tus vacaciones en un pueblo turístico en el que un dieciochoañero mal pagado, mientras tú ya estás flipando porque los paraguas están tan cerca que parece que está en el Metro, venga a decirte que es la hora del café… Por no hablar de las comidas y cenas de buffet que, si ya me horrorizaban antes, ahora representan la mejor forma de alimentar un brote.

Mejor la cuarentena que todo esto.

«Compre un barco», así es como cambiará la navegación

La navegación cambiará después del Coronavirus, estoy seguro de ello.

Aumentará el número de personas más adineradas que renunciarán a las estancias de 5 estrellas y elegirán pasar sus vacaciones a bordo de un gran barco que tiene muchas más probabilidades de ofrecerles un nivel de seguridad y comodidad sin igual.

Los astilleros que hoy construyen barcos de 35 a 50 pies volverán a construir embarcaciones de 8/9 metros que, modernas, sencillas y rápidas, permitirán a todo el mundo hacerse a la mar con seguridad, a vela o a motor, según sus gustos.

Se impondrán nuevas formas de compra, como el alquiler a largo plazo, por ejemplo, y el tiempo necesario para alquilar una embarcación será mucho mayor, un fenómeno que ya se ha visto este verano.

Sobre todo, un gran número de «nuevos propietarios», que antes no habrían considerado la posibilidad de comprar un barco, se volcarán en la navegación y no la abandonarán nunca.

compra una barca superyachts

El chárter crecerá mucho. Todos los operadores, muchos de los cuales ya los utilizan, se equiparán con sistemas higiénicos, adecuados a la rotación de los huéspedes a bordo.

Los puertos cambiarán y se adaptarán para dar cabida al creciente número de barcos que, una vez finalizado su uso, serán retirados y puestos en dique seco. El número de puertos crecerá, incluyendo los puertos «estacionales» y los campos de boyas equipados.

Por fin, y afortunadamente, la carrera por encontrar una plaza en un puerto en agosto va a cambiar. Pasar la noche en una rada se convertirá en algo más habitual y todo el mundo entenderá por fin que no hay nada más bonito que un cielo estrellado o bañarse en el agua tranquila de la mañana.

Sobre todo entenderán que estar en un barco y dormir en el puerto es un contrasentido, porque el olor a gasoil y el desorden lo tienes hasta en la ciudad, sólo hay que abrir las ventanas.

Así que compra un barco, estaremos seguros y nos divertiremos mucho, mucho más.

Superyachts.News es una publicación del grupo editorial The International Yachting Media.

Superyachts news by The International Yachting Media

This article is also available in: English Italiano