Vandutch 32
/

Vandutch 32, cuando la clase se une al agua

En el espléndido marco de la Torre San Marco, el Vandutch 32, una embarcación «icónica«, casi una obra de arte, fue presentado a la flor y nata de la prensa náutica. La ubicación es ideal porque en las aguas lacustres del lago de Garda que rodean la Torre San Marco, antiguamente propiedad de Gabriele D’Annunzio, estuvo amarrada durante mucho tiempo la lancha antisubmarina (M.A.S.), cuyo nombre en la desembocadura del Vate pasó a ser «Memento Audere Semper«. Atrevida, siempre atrevida, y esta Vandutch 32 lo sabe bien, aunque se exponga en el Pompidou de París o en el Modern Art de Nueva York.

Sus líneas, de 9,81 metros de longitud y tres de anchura, son elegantes y recuerdan a esos yates que, con unos pocos trazos de lápiz, consiguen expresar un encanto y una clase incomparables, potenciados por unas prestaciones superiores: El Vadutch 32 está equipado con un motor de gasolina Volvo V8 430-CE, alternativamente dos diesel de 2,8 litros y 6 cilindros, las opciones también incluyen el diesel Volvo D6-380/DPI, de lo contrario existe la actualización que consiste en dos diesel Volvo D4-300/DPI. Una pantalla de 12 pulgadas u opcional de 16 pulgadas que responde a la electrónica de Garmin encaja perfectamente en la cabina. La cubierta y el casco son de resina de viniléster infundida al vacío. En el timón, la refinada tapicería Silvertex, un material que garantiza un secado rápido, y en la zona de servicio hay un precioso fregadero de cerámica.

Mirarlo es mirar el conjunto, porque el encanto de este barco se funde con su entorno como si fuera un protagonista, pero sin hacer gala de ningún narcisismo egoísta.

Vandutch 32 belleza penetrante

Más que las líneas de fuga, es la forma geométrica única la que destaca en esta lujosa embarcación, cuya fisicidad se resume en un sincretismo de colores sobrios, desde el beige hasta el dorado arena, que son realmente perfectos para retratar una esbelta absolutez que se extiende sobre el agua, donde la embarcación se funde como si fuera parte integrante de ella, convirtiéndose en un elemento exclusivo que la une con un estilo maduro.

Cuando se intenta describirlo, el barco casi despierta circunspección y respeto: «cualquier adjetivo no vale la emoción y la eficacia de verlo en el agua«.

VandutchGigi Servidati y Fabio Planamente (Presidente y Consejero Delegado de Cantieri del Pardo, respectivamente) describieron con suavidad el barco durante la conferencia: «es un objeto muy especial porque está construido con materiales muy finos. Hemos trabajado mucho en los pesos, que están contenidos en sólo 3.000 y 400 kilos, lo que da al barco un gran rendimiento…«.

La belleza, sin embargo, no es sólo una cuestión de detalles: es fugaz, se nutre del instante que cambia con rapidez. Así, el Vandutch 32 responde a los cánones de belleza distorsionándolos, y crea su propia idea de la estética que ha atraído a propietarios a los que «ya se ha vendido toda la producción para el próximo año«.

En cuanto a la distribución, el enfant prodige Vanducth, recientemente absorbido por el Cantiere del Pardo, con sede en Forlì, ha decidido «ir más allá de los canales normales de distribución, por lo que el proyecto es ambicioso y cuenta con tres ubicaciones perfectas para este tipo de barcos. Vamos a abrir centros Vandutch en Miami, Saint Tropez y las Baleares, un concepto bastante nuevo en el mundo náutico.

Son monomarca donde se mima, se venera y se cuida al cliente en todos los aspectos, no sólo en cuanto a la compra del barco, sino también en cuanto a la gestión, los requisitos y los servicios, que son realmente importantes para un objeto de este tipo. En Saint Tropez también tendremos algo nuevo, un local dentro del Puerto Viejo».

Hay asombro en torno al Vandutch 32. Y el Lago de Garda ha acogido otro secreto que ahora se ha contado.  

This article is also available in: English Italiano