paolo bozzo costa
/

El complejo trabajo del capitán: entrevista con Paolo Bozzo Costa

13 mins read

Ser capitán de yate no sólo significa saber llevar un barco de un lado a otro del mundo, sino también organizar y ocuparse de todos los aspectos de un largo crucero, desde los preparativos previos hasta el avituallamiento, dedicando varios meses de la vida al trabajo. Lo sabe bien el comandante Paolo Bozzo Costa, que cuenta con una larga experiencia de navegación a bordo del yate El Leon, una embarcación de 54 metros con bandera italiana y construida por el astillero de Viareggio Overmarine. Con el capitán Bozzo Costa continuamos nuestra serie de entrevistas a capitanes de embarcaciones de recreo, realizadas en colaboración con la asociación ItalianYachtMasters, que reúne a unos 90 capitanes y tiene el mérito de haber creado una red profesional que representa la excelencia de la marinería y la cultura náutica italianas (la entrevista anterior fue con el capitán Gino Battaglia, presidente de la asociación).

paolo bozzo costa
Lo yacht El Leon

Capitán Paolo Bozzo Costa, ¿cómo surgió el proyecto del yate El León?

«Era el deseo de mi propietario, con el que trabajo desde hace diez años y que antes tenía un yate deportivo de 40 metros. Para poder realizar cruceros más largos y complejos, el propietario encargó al astillero Overmarine un yate de 54 metros que nos convenció desde la fase de diseño. Y hoy, con 52.000 millas y una vuelta al mundo en mi haber, puedo decir que estoy encantado con su fiabilidad y versatilidad.

¿Qué viajes han realizado?

«El barco nos fue entregado en 2018 y su primer verano fue de rodaje, con un pequeño crucero por el Mediterráneo entre Francia, España e Italia. Después, tras presentar el León en el Salón Náutico de Mónaco, cruzamos el Atlántico en noviembre del mismo año para pasar el invierno en el Caribe. Entonces le propuse al propietario otro crucero el verano siguiente, a Alaska, y aceptó con entusiasmo. Así que nos dirigimos al Pacífico a través del Canal de Panamá, y después de quince días en las hermosas Islas Galápagos, el propietario regresó a casa mientras la tripulación y yo trasladamos El León a Seattle para preparar el viaje a Alaska y la Columbia Británica, que iniciaríamos en junio de 2019».

¿Cómo fue la experiencia?

«Establecí el itinerario optando por la navegación de cala y fue una experiencia muy especial y fascinante. Navegamos 1.300 millas desde Seattle hasta Juneau, la capital de Alaska, a través de pasos tan estrechos que era como estar en un río. A diferencia de lo que ocurre en el medio del océano, donde se puede enfrentar a olas muy altas, la principal dificultad de navegar en la ensenada son las fuertes corrientes, que pueden alcanzar hasta 15 nudos en esa zona, por lo que hay que sopesar muy bien cada tramo. La serenidad de los paisajes que atravesamos es comparable a la de la alta montaña, navegando sin otros barcos alrededor, en lugares tan tranquilos que parecen lagos, haciendo slalom entre icebergs y avistando orcas en el mar y osos paseando por la costa. Fue una experiencia inolvidable, durante la cual también conocimos a algunos pueblos nativos. También fue emocionante cuando invitamos al propietario a un cóctel hecho con hielo extraído directamente de un iceberg que la tripulación alcanzó en la lancha.

paolo bozzo costa

¿Cuánto tiempo y organización se necesita para preparar una aventura de este tipo?

«Para organizar cada uno de los itinerarios de la vuelta al mundo, empiezo a trabajar seis meses antes de la salida para poder planificar todo hasta el último detalle y tener un plan definitivo con al menos tres meses de antelación. Cuando se navega a lugares concretos, como Alaska y ciertas partes de Asia, la logística es crucial para hacer frente a cualquier problema que pueda surgir durante el viaje. Los armadores de este tipo de embarcaciones siempre esperan un servicio de cinco estrellas a bordo, ya sea frente a Porto Cervo o en Filipinas, y para poder garantizarlo en cualquier lugar, es necesario organizarse con los suministros y confiar en agencias locales competentes y formadas. También es necesario mantener un gran stock de piezas de repuesto y consumibles a bordo, porque cuando uno se encuentra en los lugares más remotos del mundo y necesita cambiar un filtro, ¡un mensajero no puede llegar en veinticuatro horas para traérselo como en el Mediterráneo! Por el contrario, algunos países tienen aranceles y trabas burocráticas que pueden retrasar mucho la entrega de las mercancías enviadas desde el otro lado del globo, por lo que es fundamental organizarse.

Aparte de los desafortunados fallos técnicos, ¿cuál es la peor situación a la que puede enfrentarse durante este tipo de crucero?

«El principal problema es el combustible. El León es un yate muy especial de 54 metros de eslora, ya que es un barco de semidesplazamiento con motores common rail de 12.000 CV que pueden llevarle hasta los 31 nudos o, a menor velocidad, darle una autonomía de hasta 5.000 millas. Por eso, para evitar problemas técnicos durante el viaje, es fundamental saber siempre dónde conseguir el combustible más limpio y refinado posible, que no es fácil de encontrar en cualquier parte del mundo. Sin embargo, debo decir que la situación más difícil de mi experiencia no fue en el mar, sino anclado en una remota bahía del Océano Pacífico en cuarentena a causa de la pandemia…».

¿Cómo fue?

«Tras el crucero del verano de 2019 a Alaska, llegamos a California, desde donde el propietario se marchó para volver a casa, mientras nosotros nos quedamos para ocuparnos del mantenimiento rutinario, antes de abordar la travesía del Pacífico para llegar a las Islas Marquesas, donde el propietario se unió a nosotros apenas dos días antes de que el mundo se bloqueara en marzo de 2020. En medio de esta situación surrealista, con las fronteras cerradas por todas partes, estuvimos amarrados en la Polinesia Francesa durante cuarenta días que no fueron fáciles de gestionar. Todo el equipo dio lo mejor de sí mismo y conseguimos hacer un gran trabajo. En cuanto pudimos reanudar nuestro crucero, nos fuimos primero a Australia (parando también en Fiyi y Nueva Caledonia) y luego a Indonesia, parando en Bali durante diez meses, con tres cruceros entre medias. Finalmente, llegamos a las Maldivas, con paradas en Singapur y Tailandia, y luego nos dirigimos a Chipre, donde el yate está actualmente en mantenimiento antes del próximo crucero de verano, que haremos entre Grecia y Turquía antes de volver a Italia».

paolo bozzo costa

¿Qué hace falta para que un capitán de yate alcance su nivel de profesionalidad?

«La experiencia es evidentemente esencial, pero además se necesita mucha humildad, profesionalidad y una gran capacidad de organización: ser capaz de prestar atención a los detalles y no dejar nada al azar es lo que marca la diferencia para un capitán de yate, que también debe poder contar con una tripulación adecuada. Cuando tengo que preparar un crucero que no he hecho nunca, lo primero que hago es preguntar a otros patrones más experimentados y puedo hacer lo mismo si un colega me lo pide en el futuro. Este es el aspecto más importante de la asociación ItalianYachtMasters, que reúne a unos 90 patrones, desde los principiantes hasta los que llevan 40 años navegando. Además, gracias a ItalianYachtMasters también he tenido la oportunidad de encontrar un capitán de relevo fiable y con experiencia: cuando estoy de vacaciones y, por tanto, no estoy personalmente a bordo, es un capitán miembro de IYM quien se hace cargo y gestiona el mantenimiento y la puesta a punto del barco y, confiando en su profesionalidad y responsabilidad, sé que cuando vuelvo y tengo que marcharme sólo tengo que encender los motores.

Como capitán experimentado, ¿cómo ve el futuro de la náutica?

«Este es un momento muy positivo para el sector, que se ha enfrentado a un importante aumento de las ventas de barcos. Los astilleros están saturados de pedidos para los próximos cuatro años, pero también necesitamos gente cualificada que sepa llevar barcos. Desgraciadamente, en Italia vamos por detrás de otros países. Hoy en día, la navegación a vela ya no se limita a los cruceros de veinte días entre Porto Cervo y Saint Tropez, sino que es una forma de turismo que exige viajes cada vez más complejos, en los que los patrones no sólo tienen que saber conducir los barcos, sino que también deben ser una especie de gestores comerciales. En todo esto, también hay que refutar la opinión generalizada de que la náutica es «cosa de ricos»: la economía que gira en torno a estos barcos emplea a toda una cadena de suministro -desde los astilleros hasta las tripulaciones- y permite a muchos trabajadores ganar un sueldo, además de generar ingresos para el Estado gracias al IVA, los impuestos especiales sobre el combustible y los amarres. Por tanto, debe ser una forma de turismo bien aceptada y tomada en serio.

This article is also available in: English Italiano Русский